Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Escultura’ Category

Pamplona tiene en sus calles, plaza y jardines una gran muestra de la evolución del arte escultórico de los últimos dos siglos. Nace, con el propósito de ser una guía de visita a los rincones de la ciudad, la Guía de escultura urbana de Pamplona.  Esta publicación identifica las distintas generaciones de escultores navarros a través de sus obras más emblemáticas situadas por todo Pamplona.

Monumento al Encierro. Rafael Huerta

Monumento al Encierro. Rafael Huerta

 Nuestra ciudad contiene 109 estatuas y piezas escultóricas que se muestran en casi 300 fotografías y 128 planos, y que se descubren en un recorrido por las tendencias escultóricas de los últimos dos siglos. 

La guía divide a Pamplona en 17 zonas, muchas de ellas coincidentes con los barrios de la ciudad, y otras más especificas, como la Universidad Pública de Navarra, la Ciudadela y la Vuelta del Castillo o el cementerio.

Aunque son más de 67 artistas, muchos de ellos navarros o relacionados con la  lo que exponen sus obras sus obras hay cinco de ellos que tienen el privilegio de ser los que más obras exhiben en la ciudad: Jorge Oteiza, Faustino Aizkorbe, Jesús Alberto Eslava y el equipo formado por Giovanni Domenico Olivieri y Felipe de Castro, del taller del Palacio Real de Madrid, estos últimos autores del conjunto escultórico del Paseo Sarasate, a mediados del siglo XVIII.

 La guía estará en breve disponible en la web municipal www.pamplona.net  para que se pueda consultar de manera digital. La información se ordenará según las zonas establecidas en la propia guía para permitir la realización de itinerarios turístico-culturales de interés.

Anuncios

Read Full Post »

Comparsa de Gigantes y Cabezudos en el Ayuntamiento de Pamplona

En 1860, hace ya casi 150 años, el Ayuntamiento de Pamplona quiso recuperar la tradición de los Gigantes después de que sufriera un parón de todo un siglo.  La Comparsa de Gigantes y Cabezudos había estado presente en los grandes actos de la ciudad, habiendo constancia de ello desde el siglo XVI pero en el XVIII se perdió la costumbre no se sabe muy bien el por qué. Un siglo más tarde, gracias a los 6 gigantes que se conservaban en la Catedral de Pamplona, se recupera la tradición y es entonces cuando el Ayuntamiento encarga al escultor Tadeo Amorena la construcción de ocho gigantes,  cuatro parejas de reyes y reinas que representarían a cuatro razas humanas: blanca, amarilla, mora-negra e indo-americana.

Además, como toda pareja de reyes, los Gigantes también llevan su corte, formada por los cabezudos, los kilikis y los zaldikos, 25 figuras que año tras año han actuado en las calles del Casco Antiguo de Pamplona para alegría y orgullo de los pamploneses y pamplonesas.

Ahora celebran su 150 aniversario y el Ayuntamiento de Pamplona ha organizado en su honor un ciclo de actividades que incluyen ronda por los barrios, un espectáculo nocturno en la Plaza de Toros, exposiciones, mesas redondas y un curso relacionado con la Comparsa.

De esta forma continúan los actos que dieron inicio el año pasado a la celebración del aniversario cuando el Ayuntamiento otorgó la Medalla de Oro de Pamplona a la Comparsa y organizó una serie de visitas a los Gigantes, que recibieron a más de 3.700 personas y 671 felicitaciones-dibujo con las muestras de afecto y de cariño.

Acompáñalos este año en todas sus rondas y celebraciones. ¡Consulta aquí el programa!

Read Full Post »

Juan Muñoz. Madera negra y punta seca

Juan Muñoz. Madera negra y punta seca

La semana pasada comenzó la catalogación de la Colección de Arte Contemporáneo del Ayuntamiento de Pamplona. Más de 450 obras entre pintura, escultura, fotografía e instalaciones han comenzado a examinarse al detalle en el Consistorio pamplonés. Una colección que, desde 1993, ha ido creciendo paulatinamente gracias a la cesión y adquisición de todo tipo de obras artísticas en distintos eventos como las Bienales de Arte, la feria Arco, eventos y otros encuentros.

El proceso de catalogación de las obras tiene un fin claro: proporcionar una base de datos lo más completa posible de cada obra. Para ello, el Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Navarra, encargado del estudio, examinará exhaustivamente cada obra para determinar el autor, el movimiento al que pertenece, fecha, procedencia, etc., y finalmente considerar o no la obra como Bien de Interés Cultural.

No es la primera vez que el Departamento de Historia del Arte de la UN cataloga las obras del patrimonio cultural navarro, en años anteriores los Ayuntamientos de Olite, Estella y Tudela ya habían encargado el estudio de su patrimonio cultural.

Read Full Post »

El viernes 24 todos los que nos reunimos en el Museo de Navarra
tuvimos la oportunidad única de escuchar una conferencia del genial
escultor norteamericano Richard Serra. Creo que todo el auditorio
compartía la sensación de estar viviendo un momento único, especial.
Richard Serra no defraudó. Durante su disertación, acompañada de
imágenes de su obra, fue haciendo un recorrido explícito por las
principales etapas de su trabajo, desde sus inicios, sorprendido y
atrapado por el espacio de las Meninas de Velázquez, espacio que le
hizo abandonar la pintura para dedicarse a la escultura, hasta sus
obras en la actualidad.

Serra dio pormenorizadas explicaciones de todo su proceso creativo, los hilos conductores de su obra. Tuvo un afán que es de agradecer, el de ser comprensible. Incluso en un momento determinado abandonó su silla para, en la pizarra, explicar más detalladamente el desarrollo de una de sus esculturas monumentales. Explicó cómo pasó de su etapa de fundir plomo para echarlo a las esquinas a la etapa de grandes planchas de acero sustentadas unas con otras o apoyadas en las esquinas de la galería. Y de nuevo fue franco en la explicación. Casi azarosamente, una chapa de plomo colocada en un rincón para decantar el plomo fundido, se le presentó como absoluta, como una nueva vía que se abría ante sus ojos. Empezó a sobrar el plomo fundido, ya era suficiente la plancha apoyada. Y en este proceso experimental empezó a presentir la fuerza de la gravedad como la soldadura ausente de sus esculturas, la transformación del espacio expositivo en el espacio acogedor total y propio de la escultura, el tiempo como sustancia conformadora de la obra de arte, la actitud honesta del artista embarcado en un proyecto que considera eficaz más allá del propio valor estético, concreto y final del objeto realizado.

Disertó y mostró parte de su obra pública. Coméntó cómo ésta debe circunscribirse de una manera inteligente en el espacio que la circunda. Mostró con orgullo su instalación “Promenade” para el Gran Palais de París: cinco chapas de 17 metros de altura y cuatro de ancho colocadas en el inmenso espacio acristalado y circundante.

Cuando un artista tiene una obra importante no pone objeciones a la hora de explicarla. Sin embargo, en la actualidad, hay una serie de ideas muy instauradas que contradicen lo anterior. No son pocos los artistas, comisarios, etc., que se obstinan precisamente en lo contrario: dar poca luz, pocas explicaciones de lo trabajado y expuesto. Como si dar explicaciones acotara la obra, de alguna manera la desintelectualizase. Como si fuera más pertinente subirse al pedestal de la incomprensión. Si se entiende no será tan complejo, tan profundo, luego la obra aparece más alcanzable y por tanto menos “importante”. Cuántas veces hemos presenciado disertaciones que lejos de aclarar una propuesta determinada ha colaborado en lo contrario, en su oscurecimiento progresivo. Por eso la charla de Richard Serra fue, a mi entender, tan valiosa. Porque fue extraordinariamente honesta, con su propia obra y con el público. Porque la actitud del
escultor fue humilde. Porque en su ánimo estaba el que se le
entendiera, y se le entendió. Uno sólo ama lo que entiende, el
viernes, creo, todos aprendimos a querer un poco más la obra de este
gran artista.

Read Full Post »